Cuando Tenía 20 Le Pasó Esto ¡Ni Su Propio Padre la Reconocía!

> Mostrar Vídeo: "Cuando Tenía 20 Le Pasó Esto ¡Ni Su Propio Padre la Reconocía!" <
PUBLICIDAD

Jacqui Saburido era una chica normal, soñadora, que lo fue tanto que a sus 20 años salió de su natal Venezuela para irse directo a los Estados Unidos para vivir el sueño de aprender inglés y estudiar allá. Había logrado todo casi, ya que estaba en ese país, y ya estudiaba en Texas, en donde una noche de fiesta con sus amigos terminó causando que la vida como la conocía cambiara por completo.

En 1999, el 19 de septiembre, había salido con un par de amigos a una fiesta, habían pasado algunas horas y decidieron que debían regresar, ya que al día siguiente tenían clases. Los tres estaban sobrios. En otra parte de la ciudad, otro joven, de 18 años de edad, llamado Reggie, había estado en una fiesta, en donde se había emborrachado al exceso. Iba manejando, siendo menor de edad para beber, y evidentemente conducir en ese estado era ilegal también. Lamentablemente se topó con el auto en donde Jacqui viajaba junto con sus amigos.

PUBLICIDAD

El choque fue tremendo, los dos amigos de Jacqui murieron por el impacto, pero ella quedó viva, y atrapada en el auto. Segundos después el motor explotó y se incendió el auto. En cambio Reggie quedó vivo, y casi ileso. Pudo llamar al 911 al instante. Cuando llegaron tardaron 45 segundos en sacar a Jacquie del auto. Ella estaba irreconocible, muy quemada. Fue llevada a un hospital para atenderla de emergencia.

Aunque salvó su vida las heridas eran realmente graves. Todo su cuerpo estaba quemado, los dedos de sus manos habían quedado tan quemados que fueron amputados. Los ojos casi se le derriten por completo, pero quedó casi ciega. Todo estaba muy diferente a su sueño, era más bien una pesadilla.

Ahora tras multiples operaciones, ha logrado regresar a la escuela, pero han pasado muchos años de dolor insoportable, y pese a que sigue sintiendo dolores constantes, vive, y estudia de nuevo.

Por su parte Reggie, quien solo sufrió algunos cortes y moretones, se encuentra en la cárcel, por un largo tiempo, pero no por el resto de su vida. Esto sin dudas no sirve de alivio para nadie, no para los familiares de los dos jóvenes muertos en el accidente que él causó, ni para Jacquie, cuya vida fue destrozada.

PUBLICIDAD