Dejó Que Le Robaran su Teléfono y La Razón es Escalofriante

> Mostrar Vídeo: "Dejó Que Le Robaran su Teléfono y La Razón es Escalofriante" <
PUBLICIDAD

Si hay algo en la vida que puede hacer que cualquiera se estrese y molesta hasta más no poder al perder, es el teléfono móvil. Cualquiera lloraría incluso si tan solo se le cae, o se le olvida en algún lugar, es más, si no tiene batería podrían dar de gritos. Peor por sobre todo eso, el que se lo roben, puede hacer que cualquiera piense que su vida ha acabado.

Por esto mismo lo hecho por Anthony Van Der Meer es para impactar a todos, y es que él mismo se las arregló para que le robaran su móvil. Era justo lo que él quería. Este hombre es de Holanda, y todo lo ha hecho por una razón que no entenderás a la primera. Es normal, es algo que no se puede creer si quiera.

Resulta que este hombre quería grabar lo más posible de la vida de un ladrón, por lo que preparó su móvil con lo necesario para hacerlo mientras estaba con el ladrón, es decir, cuando su móvil fuera robado y ya no tuviera control físico de él.

Compró un teléfono móvil Android, le instaló una app llamada Cerberus, la cual no puede ser eliminada del teléfono de ninguna manera, y que no puede ser accesible para un usuario normal, solo por quien la puso ahí y que tenga amplios conocimientos sobre informática.

PUBLICIDAD

Todo esto lo ha hecho para generarse material para el documental que estaba armando, llamado  “Buscando mi teléfono”, y que ya se encuentra disponible en YouTube, el cual puedes ver en este mismo artículo.

Fue a Ámsterdam, en donde literalmente se dejó robar. Evidentemente esto no le fue difícil. El ladrón, ya teniendo el teléfono móvil, le quitó la tarjeta SIM, y le puso otra. En ese momento la trampa había iniciado. Así Meer, el dueño original, puede tener acceso al teléfono, tomar fotos, videos, grabar audios, y tener acceso a la información del móvil en cualquier momento.

De esta manera pudo saber que el ladrón es un hombre proveniente de Egipto, de entre 40 y 45 años, que es muy religioso, y que es pobre. Trató de conocerlo en persona, para lo cual, usando la información del móvil, se encontró con él, sin que el ladrón supiera, pero ahí pudo ver que el ladrón es una persona agresiva. No tardó mucho tiempo después para que el móvil fuera apagado, y no se prendiera de nuevo. Ya no supo más del ladrón, ni del móvil.

PUBLICIDAD